La fase inicial de la configuración de la marca, creada esmeradamente por una pintora toscana, empezó con la atenta evaluación de varias ideas con el objeto de evidenciar el origen regional toscano del proceso de producción y el orgullo por nuestra historia gastronómica apreciada en todo el mundo. El resultado es que el fondo del logotipo de Luna Toscana es el diseño de un típico paisaje del lugar: suaves, redondeadas y bajas colinas que albergan desde hace siglos los famosos cultivos de olivos, uvas y trigo.

Más tarde, hemos añadido un gallo en las colinas. El origen de la palabra “Gallo” describe por si solo nuestra intención: “gritar, llamar, resonar”. Esto es lo que nos hemos propuesto: hacer “resonar” con fuerza la calidad y la tradición. El gallo evoca sensaciones como la felicidad, la alegría y la soberbia; en este caso el orgullo por nuestra gama de productos y la dignidad por las tradiciones heredadas de nuestros antepasados. Este animal sugiere también características como la galantería, la vivacidad y la audacia, mientras su hábitat, el corral, recuerda la granja. Además, esta figura es reforzada por la tensión ascensional que lo hace tender hacia la luna y hace resonar su canto por el que es tan famoso. El gallo se asocia muchas veces al sol; sin embargo nosotros hemos elegido, como astro simbólico, la luna; de hecho el canto de este ave, a pesar de recordar normalmente el amanecer, retumba también en la noche. El tercer turno de guardia nocturna en el cómputo del tiempo de los griegos y de los romanos se llamaba, de hecho, “canto del gallo” y de la misma manera, nosotros queremos vigilar atentamente las decisiones relacionadas con la calidad de nuestras confituras extras. Por eso, en las colinas, dialogando con el gallo del primer plano, se asoma, suspendida, la hoz lunar que corona nuestro logotipo.

La luna acentúa la serenidad que queremos transmitir como acto de confianza. Hemos elegido este satélite por ser visible, identificable y estéticamente elegante. Incluso en esto, hemos encontrado inspiración en la etimología de la palabra que viene desde conceptos como “luminoso”, “brillante” y “esplendor”, y recuerda la luz que destaca con claridad nuestro proceso de elaboración, caracterizado por materias primas cuidadosamente seleccionadas. Finalmente, nuestro estudio hacia la elegancia nos ha llevado a combinar colores clásicos como el oro, el blanco y el negro. Nuestra marca, creada con esmero, quiere transmitir la fineza de nuestras confituras extras.